Mercedes Sanchís «Cada vez es más necesario trabajar en la adaptación de los puestos de trabajo a las capacidades de las personas de mayor edad”

En dos líneas. ¿Quién es Mercedes Sanchis? ¿Qué le motiva en el área de la Seguridad, Salud y Bienestar Laboral?

Soy la Directora de Innovación en Bienestar y Salud Laboral del Instituto de Biomecánica de Valencia.

Las cosas que más me motivan en el área de la Seguridad, Salud y Bienestar laboral son principalmente que el objetivo de nuestro trabajo es la mejora de la calidad de vida de las personas y que las posibilidades de avance e innovación en este campo son enormes, ya que si bien se ha avanzado muchísimo, los datos relativos a aspectos como accidentes y/o bajas laborales muestran que todavía hay mucho camino que recorrer. Y esto siempre es un reto interesante.

La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo dedicará su próxima campaña a los Trastornos Musculoesqueléticos, la patología de origen laboral más común. Una de las líneas de investigación del IBV son los exoesqueletos. ¿Cuál está siendo su experiencia en este sentido?

Nuestra experiencia en el campo de los exoesqueletos es que está despertando gran interés en las empresas como elemento para avanzar en la reducción de Trastornos Musculoesqueléticos. Sin embargo, nuestra experiencia nos dice que están siendo bastante conservadoras porque desconocen el impacto que puede tener su uso a lo largo del tiempo. Actualmente no existen estudios longitudinales que permitan conocer el impacto del uso de exoesqueletos a lo largo del tiempo y este desconocimiento provoca que muchos responsables de prevención sean prudentes a la hora de introducirlos en las empresas.

En los estudios que está realizando el IBV en esta materia (TME y Exoesqueletos) ¿Qué están observando (resultados) y qué retos o necesidades se plantean respecto de estos equipos?

En los estudios realizados hasta ahora se ha observado que sí existe una disminución de la carga en ciertos grupos musculares, lo que conllevaría una disminución de la fatiga muscular a lo largo de la jornada. Sin embargo, tal y como he comentado anteriormente, se desconoce el impacto que puede tener a largo plazo su uso, si existe un tiempo máximo que pueden usarse a lo largo de la jornada laboral, etc. Para ello sería necesario llevar a cabo un estudio longitudinal, el cual implica una importante inversión en recursos.

Por otro lado, como es habitual ha avanzado más rápido la industria que la legislación o la normativa, por lo que actualmente no existe una normativa que regule este tipo de elementos desde el punto de vista de la seguridad, por ejemplo. Y el debate de si es o no una EPI todavía circula en algunos foros. Por tanto, se trata de un campo en el que es necesario todavía llevar a cabo un trabajo importante.

Otra importante línea de investigación es el envejecimiento. ¿Cómo es un plan de envejecimiento activo y qué incidencia tiene el ámbito laboral en dicho plan?

De acuerdo a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el envejecimiento activo «permite a las personas realizar su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital y participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades». Por tanto, un plan de envejecimiento activo debe garantizar intervenciones tanto en el ámbito físico como cognitivo y social de forma que las personas podamos mantener nuestro bienestar a medida que nos hacemos mayores.

En esta línea, velar por un envejecimiento activo en las empresas pasará por ayudar a las personas mantener sus capacidades físicas (tanto desde el punto de vista de que no las pierdan por motivos laborales como desde la perspectiva de que cuenten con información y medios para saber cómo mantenerlas), cognitivas (permitiéndoles seguir formándose a lo largo de toda su vida laboral) y sociales (garantizando la no estigmatización de los mayores en el trabajo por el hecho de serlo mediante acciones como la tutorización de personal más joven o el intercambio de conocimientos entre personas trabajadoras de diferentes generaciones.

Uno de los Software más utilizados para evaluación de condiciones ergonómicas es sin duda el Ergo/IBV. La última versión de Ergo/IBV incluye un nuevo módulo orientado a evaluar riesgos ergonómicos en trabajadores mayores de 50 años. Una necesidad que empieza a ser acuciante en nuestro país. ¿Qué ofrece este módulo a los profesionales de la Seguridad y Salud?

El nuevo módulo Ergo+50 está enfocado a identificar y a valorar las condiciones de trabajo (especialmente aspectos ergonómicos, pero también organizativos y de gestión) a las que están expuestas las personas trabajadoras de mayor edad.

Este módulo consiste en un checklist sobre las demandas de los puestos de trabajo, a rellenar por el servicio de prevención; y otro sobre la percepción de las personas que ocupan cada puesto sobre su percepción respecto al mismo (voluntario y totalmente anónimo).

Al utilizar el módulo Ergo+50 la herramienta proporciona un informe con dos tipos de contenido:

Recomendaciones para ayudar a controlar los riesgos detectados, generadas a partir del Cuestionario de Valoración de las Condiciones de Trabajo completado por el servicio de prevención.

Relación entre las condiciones del trabajo y la valoración de las personas trabajadoras respecto a las exigencias del puesto de trabajo y sus capacidades para atenderlas.

El Ergo+50 es una muy útil herramienta no solo para identificar desajustes entre las demandas de puestos de trabajo y las personas que los ocupan, sino que permite identificar si los puestos de trabajo están diseñados de forma que puedan ser ocupados por personas sanas mayores de 50 años sin encontrar desajustes.

Cada vez más es necesario hacer un Control Evolutivo, una evaluación de la capacidad laboral. Para ello han desarrollado NedLabor/IBV. ¿Puede hablarnos de este programa?

La herramienta NedLabor/IBV tiene como objetivo cruzar la información sobre las capacidades funcionales de las personas trabajadoras y las demandas del puesto de trabajo desde el punto de vista físico. Cuenta con dos cuestionarios:

Uno relativo a las demandas del puesto de trabajo, que es completado por el servicio de prevención.

Uno relativo a las capacidades de las personas trabajadoras, que debe ser completado por el servicio médico junto con las personas que van a ocupar los puestos de trabajo.

Este sistema permite identificar los puestos o las tareas en las que existen desajustes y de esta manera conocer en qué puntos es necesario realizar un rediseño del puesto de trabajo.

Se ha tenido en cuenta que es posible que empresas que cuenten con Ergo+50 quieran utilizar el NedLabor/IBV para identificar qué tareas deben modificarse en un puesto concreto para adaptarlo a las capacidades funcionales de una persona que puede haber tenido una lesión o una pérdida de capacidades debida a un problema de salud. Por ello, el cuestionar rellenado por el servicio de prevención en el caso del Ergo+50 puede ser exportado directamente a NedLabor/IBV para que no sea necesario duplicar el trabajo.

En la gestión del envejecimiento en las organizaciones ¿Evaluar la capacidad de los trabajadores y adaptar los puestos a estas capacidades es una actividad clave?

Teniendo en cuenta el envejecimiento de la población y la pérdida de capacidades funcionales y cognitivas que este envejecimiento implica, cada vez es más necesario trabajar en esta adaptación de los puestos de trabajo a las capacidades de las personas de mayor edad. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que, excepto en aquellos casos en los que se produce una pérdida de capacidades derivada de un accidente, no sería necesaria esta adaptación si se diseñaran los puestos de trabajo teniendo en cuenta criterios de usabilidad universal.

Participa en una mesa sobre Cambio Cultural durante el II Congreso Prevencionar bajo el lema “De la Teoría a la Práctica” ¿Puede hacernos un adelanto de lo que tratará en su intervención? ¿Conoceremos cómo se están implementando herramientas como Ergo+50 o NedLabor/IBV?

Así es. Durante mi intervención expondré cómo se ha desarrollado el módulo Ergo+50 a partir de información teórica relativa a las capacidades de las personas mayores y aprovecharé para explicar cómo el NedLabor/IBV ha sido desarrollado para permitir a los servicios de prevención realizar propuestas de adaptación de puestos de trabajo con la garantía de que la persona que lo ocupa no va a presentar problemas derivados de un desajuste entre sus capacidades y las demandas del puesto.

Además, yendo un poco más allá de la parte de ergonomía, expondré como se está implementando un sistema de priorización de programas de promoción de la salud en la herramienta SUMMAT (https://www.summa-t.com/) en base a la percepción de bienestar y estado de salud de las personas trabajadoras de una empresa.

Díganos una razón por la que los profesionales del sector de la Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo no pueden perderse el II Congreso Prevencionar.

El Congreso Prevencionar se ha convertido en un encuentro obligatorio para los profesionales de la Seguridad y Salud en el Trabajo y quieran mantenerse al día de las últimas novedades en el sector.

IBV-Congreso-Prevencionar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *