J.A. Villalba Ruete “La inversión en Salud Laboral genera recompensas en múltiples ámbitos”

“La inversión en Salud Laboral tiene muchas recompensas: de satisfacción y compromiso de los empleados, de bienestar, de ausencias médicas, de fidelización del talento, de productividad, sociales … y también económicas” 

 

Quién es José Antonio Villalba Ruete? ¿Cuál es su relación con la Seguridad y Salud?

 Un Médico del Trabajo, “de Empresa”. Comencé a trabajar en Balay como algo provisional y ya llevo 30 años. Balay, junto a otras del sector -como SuperSer, Corcho, Ufesa o Agni- se integró a finales de los años 80 en el grupo alemán Bosch Siemens Electrodomésticos. Desde 1997, pasé a asumir las labores de coordinación de los servicios médicos en España. Desde hace 4 años, hemos puesto en marcha, junto a MAZ y la Universidad San Jorge, una Cátedra “Empresa Sana” para investigación de trastornos musculoesqueléticos. También colaboro desde hace 16 años en la Junta de la Sociedad de Medicina, Higiene y Seguridad del Trabajo de Aragón y La Rioja.

¿Cómo se organiza la prevención de riesgos laborales en una empresa como BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA ¿Qué medios humanos destina la entidad a su organización preventiva?

BSH tiene constituido un servicio de prevención propio, asumiendo las cuatro especialidades. Cada factoría tiene servicio medico y área técnica de prevención. La empresa tiene centros grandes de 1.500 empleados y delegaciones pequeñas con 5 trabajadores, lo que añade cierta complejidad a la gestión. En total participan 14 sanitarios y 11 técnicos de prevención, además hay otras 4 personas en el departamento central con labores de coordinación, con participación de Recursos Humanos y RSC.

BSH se ha fijado un objetivo ambicioso para 2017 reducir el número de accidentes en nuestras plantas a un máximo de tres por cada millón de horas trabajadas: una cifra récord en la industria de electrodomésticos. ¿Qué acciones y programas están desarrollando para lograr ese objetivo?

Es un objetivo exigente, pero consecuente con el compromiso de la empresa y los recursos que se destinan. Desde 2004 venimos desarrollado un Plan Estratégico de Seguridad y Salud que paulatinamente va dando sus frutos. Los objetivos que contiene se van trasladando a los Programas Anuales de cada centro de trabajo. Las acciones son de toda índole: formación, sensibilización, integración, organizativas, de ingeniería de procesos, técnicas de prevención, sanitarias, etc., aunque en los últimos dos años nos hemos centrado mucho en la integración de la prevención y en el liderazgo y sensibilización por parte de toda la línea de mando.

Háblenos de la clasificación 8D, típica en el control de calidad, aplicada al análisis de los accidentes en BSH. ¿De qué manera se aplica? ¿Qué fases tiene? ¿Qué resultados están obteniendo?

La metodología 8D permite un análisis en profundidad de las lesiones laborales, para llegar a la causa raíz y proponer medidas correctoras realmente eficaces y prácticas. Se aplica a todas los accidentes, con independencia de la gravedad del daño causado. Asimismo se está incorporando a las enfermedades profesionales. Es un proceso que debe realizarse sistemáticamente y es más exhaustivo que otros métodos como el de “los 5 porqués”. La suma de las acciones nos va permitir un descenso del 20% de los accidentes en tres años.

La gestión de la salud es un principio irrenunciable para BSH. En ese contexto los ingenieros de producción colaboran con los médicos de empresa e ingenieros de seguridad en la planificación de nuevos lugares o rediseño de los ya existentes. ¿Qué experiencias con impacto positivo en la salud de los trabajadores se han llevado a cabo en ese contexto de colaboración y de multidisciplinaridad? El caso de la fábrica de Alemania donde han integrado la edad en el proceso de producción ¿ha sido extrapolado e implementado en las fábricas españolas?

Es imprescindible que haya una coordinación entre las diferentes áreas, ya desde la fase de proyecto. Con ello se evitan muchas lesiones, problemas de organización, sobrecostes por las modificaciones u otros problemas de producción por retrasos en la fabricación. En alguna factoría de BSH Alemania tienen un problema importante porque la edad media es alta y como consecuencia, unos índices de absentismo significativos. Una de las medidas ha sido ubicar a estos trabajadores en áreas concretas de producción donde la carga de trabajo es más liviana. En España estamos analizando en profundidad esta problemática pero la solución no es simple, además de la edad hay que tener en cuenta otros factores como la capacidad laboral: encontramos personas “mayores” con plena capacidad de trabajo y otras jóvenes con problemas de salud que les restringe para realizar tareas. Estamos en ello, en cualquier caso, nuestro índice de absentismo es de 3,2 muy inferior a las cifras de BSH en Alemania.

La comunicación y el diálogo es fundamental en el ámbito empresarial y laboral. Es elemento generador de Cultura de Prevención y actúa como elemento motivador. ¿Qué acciones o programas está llevando a cabo BSH para potenciar la comunicación y el diálogo?

La comunicación honesta y transparente nos parece imprescindible para poder avanzar . Nuestros procesos, normas, procedimientos, etc. se presentan previamente al Comité de Seguridad y Salud, para su debate. Asimismo los programas anuales, memorias, nuevos proyectos, etc. También realizamos breves encuestas a empleados para conocer el grado de satisfacción del servicio y recabar nuevas propuestas.

Actualmente estamos en una fase de sensibilización a todos los empleados en relación a aspectos de Seguridad (cumplimiento de normas, instrucciones, EPIS) como de aspectos de Salud (adhesión a programas preventivos, mejora de hábitos saludables, absentismo laboral, etc.)

La industria 4.0 es una realidad. En BSH ya se están empleando robots colaborativos. Este nuevo escenario y forma de trabajo ¿Qué riesgos está evitando y qué riesgos está generando?

Cada vez es más frecuente encontrar robots colaborativos en nuestras líneas de montaje “compartiendo” tareas y espacio con los empleados, y este entorno va a incrementarse de forma considerable en las industrias de manufactura en un futuro próximo. Con ello, las tareas físicas y repetitivas pasarán a ser más de control del proceso y, por tanto, más de carga mental.

En cuanto a los posibles riesgos de los robots colaborativos, para cada aplicación hemos puesto en marcha medidas de seguridad suficientes y distintas en función de las alternativas técnicas disponibles.

BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA recibió en 2016 el Premio Prevencionar a la Mejor Práctica Preventiva por su Plan de actuación sobre los Trastornos Músculo-Esqueléticos, destacando la diversidad de actuaciones que aborda, lo novedoso de las mismas y el alto impacto y beneficio alcanzado. ¿Qué actuaciones se abordaron? ¿Qué novedades se introdujeron en ese Plan de actuación sobre los TME? ¿Cuál ha sido su impacto (nº fábricas, nº de trabajadores..)?

Siendo que es nuestro principal problema de salud, llevamos trabajando intensamente sobre los TME desde 2003, tanto desde los aspectos preventivos como de los asistenciales, y rehabilitadores. En 2013, iniciamos la Cátedra de investigación “Empresa Sana”, Junto a MAZ y Universidad San Jorge, para el análisis y prevención de TME; de ella se ha derivado el proyecto Fisiocoaching o una app con ejercicios de estiramientos específicos. Ahora estamos inmersos en un estudio sobre trabajadores en bipedestación mantenida y otro sobre conductores de carretillas. Cuando acabe este año, está previsto que el Fisiocoaching se haya realizado en todas nuestras fabricas y sobre más de 3.000 empleados. Ha sido un proyecto muy bien valorado por la plantilla.

Participa en I Congreso Prevencionar con la conferencia magistral “Fisiocoaching una respuesta a los trastornos musculoesqueléticos” ¿Puede hacernos un adelanto de lo que se hablará en ella? ¿Porque los asistentes no pueden faltar a ella?

Los trastornos musculoesqueléticos constituyen posiblemente el problema de salud más frecuente e incapacitante de la mayoría de las empresas. Fisiocoaching es un programa de educación postural individualizado en el que se dan recomendaciones específicas tanto de las tareas del puesto de trabajo como personales, si el empleado padece alguna patología osteomuscular. Es perfectamente reproducible en cualquier empresa. Con esta práctica –y con el foco en la edad de la plantilla- fuimos nominados por el INSHT finalistas a los Galardones Europeos de las Buenas Prácticas.

¿Porqué cree que los profesionales del sector de la Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo deben asistir al I Congreso Prevencionar?

En un tiempo record se ha convertido en el Congreso de referencia en Seguridad y Salud Laboral. Va a ser una excelente oportunidad para conocer a otros compañeros, aprender unos de otros y para poder llevarnos nuevos proyectos a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *