Mercedes Sanchís “La innovación en PRL es un elemento clave en la competitividad de las empresas”

¿Quién es Mercedes Sanchís? ¿Cuál es su relación con la Seguridad y Salud?

Doctora Ingeniero Industrial por la Universitat Politècnica de València. Inicié mi carrera profesional en 2005 en el Instituto de Biomecánica de Valencia, Centro Tecnológico dedicado a promover la innovación en el sector de la Salud y el Bienestar de las personas. Durante los primeros 8 años en el centro llevé a cabo actividades de investigación y desarrollo, dirigiendo proyectos tanto a nivel nacional como europeo para asesorar a las empresas en el desarrollo de productos y servicios innovadores.

En 2014 acepté el reto de poner en marcha y coordinar una nueva área dentro del IBV centrada en la promoción de la salud de las personas en todos sus ámbitos, incluido el profesional. Y desde junio de 2015 dirijo la unidad de Bienestar y Salud Laboral del IBV, la cual cuenta con una larga trayectoria y experiencia en el ámbito de la ergonomía del puesto de trabajo, y ha situado al IBV como referente a nivel nacional en esta materia.

El Instituto de Biomecánica de Valencia es una de las organizaciones que más destaca por su aportación a la innovación entre otros campos en la prevención de riesgos laborales. ¿Puede contarnos los proyectos más innovadores en los que están trabajando en esta materia?

El proyecto más innovador en el que hemos estado envueltos los últimos años ha sido el proyecto europeo MAN-MADE (MANufacturing through ergonoMic and Safe Antrophocentric aDaptive workplaces for context aware factories in EUROPE) (www.man-made.eu), que tenía como objetivo diseñar puestos de trabajo socialmente sostenibles donde el trabajador sea la piedra angular, siendo el puesto el que se adapte a la persona y no al contrario. Este nuevo modelo se sustenta en cuatro pilares básicos que son: conocer al trabajador, la fábrica y el contexto; el diseño e implementación de un puesto de trabajo antropocéntrico, ergonómico y seguro; la planificación de la producción y organización del trabajo, así como la producción en fábricas conscientes del contexto e integradas en su entorno social. Esta iniciativa (alineada con el concepto Industria 4.0) busca romper con las dinámicas que en la actualidad no tienen en cuenta las características, capacidades, necesidades y habilidades de los trabajadores a la hora de ubicar a éstos en un puesto de trabajo, ni tampoco sus opiniones y experiencia en la organización de las tareas y en la planificación de la producción, desaprovechándose el potencial humano del conjunto de los trabajadores. En el escenario actual, de envejecimiento demográfico y alargamiento de la vida laboral, es esencial controlar y entender mejor las relaciones entre las condiciones de trabajo y las personas a lo largo de su carrera profesional. El desarrollo de este proyecto permitió la implantación de puestos de trabajo antropocéntricos en empresas como ALSTOM y Whirpool, ambas parte del consorcio que llevó a cabo el proyecto junto al IBV y el Politecnico di Milano entre otros.

A nivel europeo este año 2017 hemos puesto en marcha otro proyecto relacionado con la generación de buenas prácticas para la práctica de actividad física teniendo en cuenta los requerimientos del puesto de trabajo. El proyecto denominado FitWork y enmarcado dentro de la convocatoria Erasmus+Sport cuenta, entre otros socios, con la Red Europea de Promoción de la Salud en el Trabajo (ENWHP) y su objetivo es ayudar a las empresas a prevenir trastornos músculoesqueléticos en base a la recomendación de ejercicios a los trabajadores, tanto de calentamiento previo y estiramiento posterior, como de ejercicios a realizar para garantizar la compensación muscular.

Además, estamos trabajando en un proyecto para ayudar a las empresas a diseñar o adaptar puestos de trabajo a las capacidades de las personas mayores teniendo en cuenta los requerimientos del puesto de trabajo. Mediante dicho proyecto se están poniendo a punto metodologías para la evaluación de las capacidades de forma objetiva, de manera que se puedan encontrar por un lado posibles desajustes con los requerimientos del puesto ocupado actualmente y por otro lado, identificar qué puestos de la empresa podría ocupar o qué ajustes serían necesarios en su puesto actual para prevenir posibles trastornos músculoesqueléticos derivados de dichos desajustes.

¿Cree que la innovación en prevención de riesgos laborales es un elemento que favorece la competitividad en las organizaciones? ¿Por qué?

Por supuesto considero que la innovación en prevención de riesgos laborales es un elemento clave en la competitividad de las empresas. De hecho, basta con ver el importante coste que suponen los accidentes de trabajo, especialmente para las pequeñas empresas en las que sus consecuencias pueden ser desastrosas para este tipo de compañías.

Sin embargo, debe destacarse que la prevención de riesgos no solo supone una reducción de daños y coste para los trabajadores y las empresas, sino que implica una mejora de las condiciones de trabajo, contribuyendo notablemente a mejorar el rendimiento de las personas, su eficiencia y su eficacia, y por tanto la competitividad de las empresas.

La innovación en la prevención de riesgos laborales conlleva entornos de trabajo más adecuados y acordes a las capacidades de los trabajadores, lo que derivará en una mejora de la calidad de vida de los trabajadores, una mayor satisfacción e implicación en sus puestos, y por tanto un mayor compromiso con la empresa. Todos estos aspectos no pueden tener otro resultado que la mejora de la competitividad de las empresas, ya que son las personas las que las conforman y por tanto de ellas depende que las compañías sean eficientes.

El tejido empresarial español está constituido en su mayor parte por Pymes o micropymes. La escasez de recursos humanos y económicos de estas empresas y la coyuntura económica actual no hacen posible dejar hueco a la innovación en seguridad y salud. En este sentido ¿Cree que las grandes empresas (con más recursos y otra posición en el mercado) deben actuar como organizaciones tractoras de la innovación? ¿Del mismo modo, cuál debería ser papel de la Administración y asociaciones empresariales y sindicales?

Sin duda las grandes empresas deberían ser tractoras de la innovación en prevención de riesgos laborales. Como bien dices cuentan con mayores recursos humanos y económicos para realizar innovación, con el riesgo que ello supone. Toda innovación implica un riesgo que en la mayoría de las ocasiones las pymes y micropymes no pueden asumir, por lo que son las grandes empresas las que deben actuar como tractoras. De esta forma, hecha la innovación por compañías con más recursos, las empresas de menor tamaño pueden implementarlas sin correr ningún riesgo y con total certeza de que la innovación en prevención de riesgos propuesta tiene el resultado esperado.

En esta línea considero que Administración y asociaciones empresariales y sindicales deberían trabajar conjuntamente para innovar en seguridad y salud, ya que una de las claves del éxito de la innovación es la participación de todos los agentes implicados. En esta línea, centros como el Instituto de Biomecánica juegan un papel fundamental por contar con el conocimiento, la experiencia y las metodologías necesarias para avanzar en aspectos innovadores relacionados con la seguridad y la salud en el trabajo.

La fabricación inteligente constituye una nueva Revolución Industrial. Los nuevos modelos de producción suponen también nuevas condiciones de trabajo y nuevos riesgos. Desde el Instituto de Biomecánica ¿Cómo perciben esta cuestión entre sus asociados y por el propio IBV como centro tecnológico?

Los modelos de producción del futuro implican, como bien dices, nuevas condiciones de trabajo y nuevos riesgos. Algunos de ellos ya han sido detectados y se está trabajando sobre ellos, pero es cierto que a medida que se va avanzando en los nuevos modelos de producción, se van identificando nuevos riesgos que no se habían contemplado y sobre los que se debe trabajar.

En muchos casos, a medida que nuestros asociados integran nuevos modelos de producción contactan con nosotros para trabajar en la identificación de los posibles riesgos provocados por la introducción de estos novedosos procesos. Es nuestra razón de ser el apoyarles y asesorarles en todos aquellos aspectos que les ayuden a mejorar la calidad de vida de sus trabajadores; sin embargo, insistimos en que sería recomendable implicarnos desde el momento en que se decide poner en marcha un nuevo proceso y previamente a su implantación, de forma que sea más sencillo modificar aspectos que a posteriori puedan suponer un incremento del riesgo ergonómico de los trabajadores.

El IBV patrocina el I Congreso Prevencionar y usted participa en la mesa “Innovar en PRL o morir en el intento” con la ponencia “Industria 4.0”. ¿Puede hacernos un pequeño adelanto de las cuestiones que abordará en ella y porqué los asistentes al Congreso no pueden faltar a ella?

En mi ponencia sobre la Industria 4.0 hablaré principalmente el trabajador como centro de las empresas (industria antropocéntrica) en las que son los puestos los que deben adaptarse a ellos y no al revés. Para lograr esto se deben conocer tanto las capacidades de los trabajadores (desde el punto de vista físico, cognitivo, formativo, etc.) como las demandas de los puestos (en los mismos aspectos mencionados). De esta manera es posible identificar desajustes y realizar una mejor asignación de los puestos a los trabajadores más capacitados o emprender acciones para eliminar los desajustes, ya sea con intervenciones sobre los puestos (principalmente rediseño) o sobre el trabajador (principalmente mediante acciones formativas).

En esta línea, presentaré resultados del proyecto MAN MADE (www.man-made.eu) en el que se desarrollaron algoritmos y herramientas para realizar la asignación automática de tareas cruzando demandas de los puestos con capacidades de los trabajadores y la identificación de intervenciones para resolver los desajustes encontrados.

¿Porqué cree que los profesionales del sector de la Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo deben asistir al I Congreso Prevencionar?

Porque va a ser el evento en el que se encuentren todos los agentes implicados en la seguridad, salud y bienestar en el trabajo: desde empresas, administraciones públicas y universidades hasta proveedores de soluciones y centros tecnológicos como el Instituto de Biomecánica.

Cualquier profesional del sector que desee estar al día y conocer de primera mano todo aquello que acontece en el ámbito de la seguridad, salud y bienestar debería ir al congreso, ya que será un lugar de encuentro e intercambio de conocimientos en un ambiente irrepetible por lo novedoso del formato del congreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *