Adela Quinzá “Desde la administración tenemos que convertirnos en un apoyo constante del tejido empresarial”

¿Quién es Mª Adela Quinzá? ¿Cuál es su relación con la Seguridad y Salud?

Soy licenciada en derecho, técnico superior en prevención de riesgos laborales en tres especialidades y funcionaria de carrera del cuerpo superior de la Xunta de Galicia. En la actualidad y desde hace casi ocho años tengo la responsabilidad y la oportunidad de dirigir el Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral, el ISSGA, que es un órgano técnico y especializado en tal materia y, por ello, encargado de ejecutar y coordinar las políticas en este ámbito de la Xunta de Galicia, con el mayor consenso posible con los interlocutores sociales gallegos. Con anterioridad desempeñé mi vida profesional en esta propia área de prevención de riesgos laborales como subdirectora y también en ámbitos muy cercanos como el de Interior, Función Pública y Servicios Sociales, lo que creo me permite tener una visión integral y transversal de la seguridad.

Estoy convencida de la necesidad de asumir en una sociedad como la nuestra el valor de la prevención y de la anticipación a los riesgos laborales y a todos los riesgos, en general, no sólo porque es una obligación normativa sino porque ese cumplimiento marca una ética y una búsqueda de la excelencia que debe ser un valor fundamental en nuestro trabajo y en nuestras vidas. Tenemos que ser capaces de integrar que no hay nada de mayor valor que las personas y que debemos unir fuerzas para ser más felices y promover una sociedad más justa, solidaria y dispuesta a trabajar para conseguir mayores índices de bienestar y de calidad en nuestras vidas.

En su opinión ¿Qué elementos son determinantes en la cultura preventiva en las organizaciones? ¿Cómo desde el Instituto Gallego de Seguridad y Salud Laboral se promueve la cultura preventiva?

Sin duda el buscar caminos de éxito para lograr un estricto cumplimiento de las obligaciones normativas por todos los actores implicados, pero siendo capaces de generar y transmitir, como valor consustancial a la persona, la prevención frente al riesgo y hacerlo desde la infancia para que se convierta en una cadena y tenga un efecto de “fichas de dominó” y, por supuesto, con una concepción integral en la sociedad, de modo que se generen hábitos y conductas saludables, a la vez que una mejora progresiva y continuada de las condiciones de trabajo y de la vida en general . En definitiva, la prevención como valor de cada persona y una adecuada y real gestión de la prevención en la organización.

Desde la administración laboral tenemos que convertirnos en un apoyo constante del tejido empresarial, con nuestra función de asesoramiento técnico, promoción, etc, a la vez que desplegar de forma eficaz los mecanismos de control para velar por el cumplimiento del marco jurídico de aplicación en cuanto a los derechos de los trabajadores y trabajadoras respecto a la seguridad y salud en sus trabajos. Y no olvidarnos de la necesidad de inculcar y persuadir de que integrar la prevención y la seguridad en los centros de trabajo en el día a día y una buena gestión preventiva tiene retorno positivo en todos los ámbitos, personal, empresarial, social y de futuro para las siguientes generaciones que merecen un empleo de más calidad, y el indicador más relevante es la seguridad.

En Galicia, la Xunta cuenta con la “Estrategia Gallega de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017-2020”, que junto con la española y el marco europeo son los instrumentos que marcan nuestro trabajo como Instituto a medio plazo. Con carácter anual el órgano de gobierno del ISSGA aprueba un plan de actividades, que concreta nuestras acciones en ese año y con las que se materializan nuestras funciones de promoción, asesoramiento técnico, información, formación, investigación, programas de reducción de la siniestralidad sectoriales o por riesgos determinados o destinados a personas sensibles, desde las distintas especialidades preventivas y en colaboración o coordinación, principalmente, con las autoridades laboral, sanitaria, minera y sus órganos inspectores, así como con los interlocutores sociales de Galicia.

A su juicio, ¿Existe una verdadera integración de la PRL en los sistemas de gestión de las organizaciones?

Es innegable para los que ya tenemos una visión de años de este ámbito que son muchos las mejoras normativas y técnicas alcanzadas y, por lo tanto, la garantía de tener un marco jurídico y una adecuada respuesta técnica para velar por el derecho a la seguridad y salud laboral de las trabajadoras y trabajadores en su puesto de trabajo.

Pero, por desgracia, no podemos decir que exista una total correlación de esa alta garantía jurídica y técnica en el trabajo diario de las empresas porque en muchos casos no hay una adecuada y efectiva gestión de la prevención de sus riesgos. Esto debe convertirse en el principal objetivo del trabajo de las autoridades laborales y sus órganos técnicos e inspectores, lograr la real y efectiva integración de la prevención en los centros de trabajo de manera consustancial y desde el mismo diseño empresarial.

Esa labor de facilitar el cumplimiento, de forma especial a la pequeña y mediana empresa, prestar asesoramiento técnico con planes y programas en centros de trabajo, controlar y velar es en la que debemos profundizar y avanzar hacia organizaciones que asuman como valor añadido la promoción de la salud integral y, todo ello, sin olvidarnos de riesgos antiguos no resueltos totalmente y de prepararnos técnicamente para dar respuesta y afrontar de forma eficaz riesgos nuevos y emergentes que se derivan de nuevas formas de trabajo, de nuevas tecnologías, etc.

¿Qué acciones se están llevando a cabo desde el Instituto Gallego de Seguridad y Salud Laboral dirigidas a la integración de la PRL en las empresas?

Como punto de partida, no debemos olvidarnos de que el marco a medio plazo son los objetivos estratégicos de la Estrategia Gallega de Seguridad y Salud en el Trabajo 2017- 2020 que marcan la actividad del nuestro Instituto.

Nuestra actividad planificada para el 2017, que como mencioné anteriormente se detalla en el Plan de Actividades del ISSGA 2017, se estructura en siete ejes; en cada uno de ellos se agrupan actuaciones similares por áreas de actuación y que, en virtud de nuestro ámbito competencial y nuestras funciones como órgano técnico en seguridad y salud en el trabajo nos corresponde ejecutar o coordinar.

Siguiendo ese orden de ejes y actuando como marco integral de nuestro trabajo, el primer eje se refiere al ISSGA cómo órgano transversal de la Xunta de Galicia en esta materia, especialmente en la estrategia gallega de seguridad y salud en el trabajo, pero también pretendiendo integrarnos en todas aquellas estrategias diseñadas o que se diseñen por la Xunta de Galicia en materias afines o concordantes. De esta forma, el ISSGA colabora de forma activa en otros programas autonómicos tales como:

  • Plan Estratégico de Galicia 2015-2020
  • Agenda 20 para el Empleo
  • Plan Emplea en Femenino
  • Plan Estratégico de RSE de Galicia 2016-2020
  • Plan Gallego de Igualdad
  • Plan Gallego de Política Familiar 2015-2018
  • Estrategia Gallega de Discapacidad 2015-2020
  • Plan de Seguridad Viaria de Galicia 2016-2020
  • Plan Territorial de Contingencias por Contaminación Marina Accidental de Galicia (Plan CAMGAL)
  • Plan Forestal de Galicia
  • Planes de Emergencia Exterior (PEE) por riesgo químico en las empresas gallegas

Como segundo eje del Plan figura el Observatorio Gallego de Condiciones de Trabajo, ya que consideramos que debemos generar y transmitir el conocimiento derivado de la ejecución de nuestros programas con trabajos de campo en las empresas, el análisis y tratamiento de los datos de siniestralidad para proponer en base a los indicadores más relevantes diseños y revisión de políticas públicas o priorizar actividades por riesgo o por accidentabilidad, etc. Dentro de este eje también se encajan nuestras acciones de análisis, tratamiento estadístico y elaboración de estudios sobre accidentes de trabajo, enfermedades profesionales y enfermedades relacionadas con el trabajo.

El eje tercero contempla los trabajos técnicos reactivos, es decir investigación de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Así, son actuaciones derivadas de daños ya producidos, cuya investigación es necesaria con diversos fines, preferentemente establecer acciones preventivas y dar traslado de los informes técnicos a otros órganos administrativos o judicionales cando lo soliciten, para la depuración de posibles responsabilidades en los distintos ámbitos en la materia de prevención de riesgos laborales.

El cuarto eje engloba la colaboración y el asesoramiento técnico a otras unidades de la Xunta, a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, interlocutores sociales y otras entidades en materia de prevención de riesgos laborales.

El eje quinto recoge programas de actuación de los técnicos del ISSGA, bien por sectores de actividad para lograr una reducción de su tasa de siniestralidad y mejora de la gestión preventiva, especial relevancia tiene actividades importantes en Galicia como la pesca, forestal, tanto como sector primario como industrial, construcción, naval, servicios, etc, También se diseñan programas de prevención por determinados riesgos, exposición al amianto, riesgo químico en laboratorios, riesgos químico en peluquerías, riesgos por trastornos músculo-esqueléticos, seguridad vial laboral, etc. Y cierran este eje los programas dirigidos a colectivos de trabajadores específicos, con actuaciones ante personas trabajadoras especialmente sensibles, protección de la maternidad y personas con edad avanzada.

El eje seis configura la oferta formativa del Instituto para el 2017, que además de jornadas técnicas que abordan las principales problemáticas o novedades técnicas o normativas, impartimos formación básica en prevención de riesgos laborales tanto en la modalidad presencial como on-line, unido a la elaboración de documentación técnica en distintos sectores o por riesgos específicos.

Como último eje y conscientes de la necesidad de una continua revisión lleva por título, procesos de mejora, donde se contemplan desde sistemas informáticos integrales para las actuaciones técnicas, la transparencia en nuestra actuaciones , la formación interna del personal que integra el ISSGA, etc.

Desde el Instituto Gallego de Seguridad y Salud Laboral y su observatorio de condiciones de trabajo se analizan las condiciones de trabajo y sus efectos sobre la seguridad y salud laboral de la población trabajadora gallega, recoge, y analiza los indicadores preventivos de mayor relevancia, con objeto de transformar la información en conocimiento, que apoye la toma de decisiones en materia de prevención de riesgos laborales y condiciones de trabajo, tanto en el campo técnico-científico como en el social para orientar políticas en la materia. ¿Cuáles son esos indicadores preventivos? En relación a su ámbito geográfico ¿Qué información está reportando sobre la SST de los trabajadores gallegos?

El Observatorio se nutre de informes, documentos técnicos, estudios de las distintas disciplinas preventivas en prevención de riesgos laborales, que a su vez son el resultado del trabajo del personal técnico del ISSGA bien a través de programas sectoriales de reducción de la siniestralidad, en programas de prevención por riesgos específicos, o en programas específicos para colectivos concretos o sensibles. Todo esto habida cuenta los sucesivos mandatos tanto de las estrategias gallegas en materia de seguridad y salud en el trabajo, como de los planes anuales de actividades del ISSGA.

Al mismo tiempo, el Observatorio también se configura con las campañas que realiza el ISSGA y con los estudios de seguridad y salud, que generan conocimiento para la sociedad gallega.

Para hacer un resumen destacaría:

  • La importante incidencia en la siniestralidad laboral de las actividades de pesca y afines y de la agraria, en concreto la forestal o la silvicultura.
  • El peso creciente de los TME, tanto en accidentes de trabajo como en enfermedades profesionales.
  • La necesaria especialización en las transformaciones de la industria 4.0, con la incorporación a las empresas de robots colaborativos o cobots, drones, técnicas como la realidad aumentada, elementos como el big data; así como nuevos riesgos cruzados.
  • La necesidad de influir decisivamente en la protección de la maternidad en el ámbito laboral.
  • Preocupación por el colectivo de trabajadores autónomos y la necesidad de promover la prevención en sus actividades.
  • Dar respuesta a trabajadores mayores de 55 años, al retorno a la actividad laboral después de bajas de larga duración por accidente o por enfermedad común o laboral.
  • Coordinación de actividades en sector naval, en especial en la actividad de reparación de buques pesqueros.
  • Trabajo en sectores muy feminizados y su vinculación con los TME.
  • Importancia de la política familiar y social con aspectos como la conciliación, el teletrabajo, debiendo propiciar políticas para la integración de la igualdad en prevención de riesgos laborales con el importante aspecto preventivo que entraña.
  • Incidencia en los accidentes mortales de infartos, derrames y patologías no traumáticas.
  • Problemática de la siniestralidad vial laboral.
  • Necesidad de asumir los riesgos psicosociales y las enfermedades mentales.
  • De forma muy especial, las enfermedades profesionales y las relacionadas con el trabajo y en particular de la sospecha de la enfermedad profesional desde el ámbito sanitario y de los servicios de prevención.
  • Mejora de la información en los partes de accidente de trabajo y enfermedad profesional, y frenar la infradeclaración de la lesión en el caso de los accidentes de trabajo, y el subregistro en el de las enfermedades profesionales, fundamentalmente a través de la investigación y coordinación administrativa, especialmente con las autoridades laboral y sanitaria.
  • Diseño de actividades eficaces y coordinadas que gestionen el valor de la prevención desde la infancia.

Desde el Instituto Gallego de Seguridad y Salud Laboral se están desarrollando diferentes acciones para educar en prevención en las diversas etapas escolares. Son los futuros trabajadores y debemos educarles también en PRL, Emergencias, Autoprotección, Prevención de accidentes en el hogar… ¿Puede contarnos más sobre el Proyecto Escuela Gallega de Prevención? ¿Cuántos escolares han pasado por la Escuela? ¿Qué acogida está teniendo?

Muy buena acogida y sobre todo que somos conscientes que los niños y sus profesores después de su visita a la Escuela nos muestran que ha sido positiva, divertida y didáctica.

La Escuela Gallega de Prevención tiene como objetivo que los niños y niñas integren el concepto de cultura preventiva transversalmente desde los primeros años de su formación hasta su incorporación al mercado laboral, introduciendo a los más pequeños la cultura preventiva de una manera amena y divertida, y concienciando al estudiantado de formación profesional y bachillerato de la importancia de la seguridad y la salud laboral.

Con motivo de acercar lo más posible a escuela a los niños y niñas, consideramos que ésta no se limita a su espacio físico que va rotando de forma periódica por los centros territoriales del Instituto, sino que se alimenta también de las visitas que el personal técnico del ISSGA realiza a los centros educativos, donde se pueda acercar el concepto de prevención de riesgos laborales a los niños y niñas gallegos; así como de las visitas que los centros educativos realizan a los centros territoriales del Instituto, para conocer su funcionamiento en las distintas disciplinas preventivas.

Hemos querido que los niños y niñas identifiquen riesgos que tienen en su entorno, en la escuela, el tráfico, en su casa y con especial preocupación de los riesgos ergonómicos y psicosociales. Entre las actividades que se realizarán en la escuela destacan las de lucha contra el Bullying escolar, el fomento de la igualdad de género, la ergonomía (pesos en la mochila, posturas en la mesa de estudio, uso de pantallas), el fomento de juegos seguros durante el recreo, hábitos de vida saludables y práctica del deporte. Sin olvidar la idea de la integración de la igualdad de género y de personas con capacidades diferentes.

También queremos aprovechar el valor del niño o niña como transmisor a sus padres o mayores de su integración del valor de la prevención cono método para evitar o minimizar riesgos en todos los ámbitos y también en el laboral.

La escuela es itinerante y ha estado en el centro del ISSGA de Pontevedra, Lugo, Ourense y actualmente en el centro de A Coruña, con una afluencia importante coordinada con los colegios en colaboración con la consellería competente en materia educativa, habiendo recibido la visita de casi dos mil alumnos.

Participa en el I Congreso Prevencionar en la mesa “Las políticas de PRL desde la visión de las Adminstraciones Públicas”. ¿Puede hacernos un pequeño adelanto de lo que tratará en su ponencia y decirnos porqué los asistentes al Congreso no pueden faltar a ella?

Quiero transmitir y compartir el trabajo que desde la Xunta de Galicia y especialmente a través del ISSGA con la participación activa de organizaciones sindicales y empresariales, estamos realizando y que se enmarca tanto en la Estrategia Galega de Seguridade e Saúde no Traballo 2017-2020, como en el Plan de actividades del ISSGA para el 2017.

Me gustaría decirle a los posibles asistentes que todos los que trabajamos en el ISSGA tenemos un compromiso real con nuestros programas y que el Congreso es una magnífica oportunidad para darnos a conocer y para visibilizar y promocionar la prevención como una materia transversal y que se realiza con el máximo consenso posible entre Administración e interlocutores sociales, lo que sin duda, aporta un plus de eficacia en una materia de interés común y que tiene que ser ajena a cualquier conflicto.

¿Por qué cree que los profesionales del sector de la Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo deben asistir al I Congreso Prevencionar?

Porque son necesarios puntos de encuentro, debates y análisis de diferencias, buscar fórmulas para mancomunar esfuerzos y porque hay que estar al día en un mundo tan complejo, tan dinámico y en constante evolución técnica y normativa. Compartir experiencias y empatizar con los otros actores corresponsables es absolutamente necesario.

Por supuesto, el prestigio profesional y buen hacer en prevención de los organizadores aseguran que el Congreso sea un evento de calidad al que hay que acudir con la predisposición de que se genere y transmita conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *